Protagonitas
 

FUTURO: EL MAR SUEÑA CON EL REGRESO DE LOS SAHARUIS

   

Coría, 10 años

La esperanza del pueblo saharaui.

 

Coría nació en los Campamentos de Refugiados, en Argelia. Aunque sólo tiene 10 años, sabe perfectamente que ése no es su país; es un espacio cedido por Argelia, que no le pertenece ni a ella ni a su pueblo. Su madre es trabajadora social en su daira (municipio) y su padre todavía trabaja en el ejército. Su cara, surcada por numerosas cicatrices, es un fiel reflejo de la dura guerra entre Marruecos y el Frente Polisario, entre los años 75 al 91 del siglo XX. En la educación que le inculcan sus padres bulle el hálito liberador de la esperanza de que su pueblo regrese a su lugar de procedencia. Coría va a la escuela todos los días, donde aprende árabe, español, historia y matemáticas. En sus intervenciones abundarán los mensajes de ilusión con los que el pueblo saharaui quiere conjurar un futuro mejor. Cuando los niños juegan no hay lugar para la tristeza ni se toma en cuenta el calor o la falta de recursos… Todas las noches Coría sueña con el mar. El mar de Dajla libre.

 
 

PRESENTE: CAMPAMENTOS DE REFUGIADOS EN UN DESIERTO GRIS

   

Salka, 25 años

Una farmacéutica entre jaimas

 

Salka trabaja en uno de los dispensarios de las Dayras (barrios) de Dajla. El centro de salud fue construido por Médicos del Mundo. Allí trabajan el doctor y Salka como farmacéutica. En un campamento de Refugiados, el ejercicio de la medicina y la asignación de medicamentos sufren importantes trabas por la falta constante de recursos derivada de lo  precario de su situación. Salka aprendió y sigue aprendiendo de su abuela, una sabia curandera que mediante el uso de la medicina natural dio respuesta a las necesidades de muchas generaciones de saharuis. Salka está encantada con su trabajo y no tiene prisa en dedicar parte de sus energías en buscar pareja porque para ella lo más importante es hacer todo lo posible por apoyar a su gente.

 
 

Fatma y Mulaa

Juventud en un campamento de refugiados

 

Amigas inseparables, jvenes llenas de ilusiones pero con gran conciencia con la causa de su pueblo. Fatma es la conductora de su familia y no duda en ayudar y hacer de chofer improvisada a cualquier persona que lo necesite. Mulaa, estudiante de farmacia con gran vocacin. Dos mujeres que tienen claro que quieren forjar su destino dando pasos en la igualdad de gnero en su campamento.

   
   

NANA, 20 años

 

 

Nana es una mujer saharaui de 20 años de edad. De niña viajó desde los campamentos para compartir los veranos con una familia española, como tantos otros niños saharauis, dentro del proyecto "Vacaciones en paz". Uno de esos veranos Nana no llegó a España por un error burocrático y paso dos meses en Argelia sin que su familia saharaui lo supiera. El último verano que le tocaba viajar a España su familia española le animó a quedarse en Madrid con ellos, para así poder tratar un problema de salud que le acompañaba desde pequeña y también porque su madre española le animaba a "estudiar para ser libre" nunca olvidó esta frase. El próximo año estudiará en Bélgica la Licenciatura Dirección de Hotel porque tiene clarísimo lo que hará en el futuro: Un Hotel para los saharauis que viajen a los Territorios ocupados. Todos los veranos regresa a los campamentos para estar con su familia y para impartir clases de inglés y español a jóvenes saharauis de su Dayra.

   

Mamia, 60 años

Luchando por la dignidad de las personas con discapacidad intelectual en el exilio

 

 

Mamía es una mujer de unos 60 años. Es educadora en la Escuela de Educación Especia de Dajla: donde hay adultos y niños con discapacidad intelectual. Mamía vivió el exilio, era una joven madre nómada que cuando fue expulsada de su país y llegó a la hamada argelina tuvo que unirse al resto de mujeres del campamento para levantar vida en la nada. En eso momento tuvo que aprender toda clase de actividades.

A finales de los 90 se fundó en el Campamento de Dajla la escuela de Discapacidad y Mamía se unió a la directora en su lucha por que se cumplan los derechos de las personas con discapacidad intelectual. Ahora mismo se encarga principalmente de las actividades relacionadas con costura y telares.

 
 

PASADO: UN PUEBLO ARRANCADO DE SU PAÍS

   

Las abuelas: ancianas que conocieron las playas de Dajla

Generación imprescindible para el retrato de las mujeres saharauis, diversas ancianas nos contarán su historia personal durante el exilio y etapa posterior. Son las propias abuelas de nuestras protagonistas: La abuela de la pequeña Coría, la abuela de Fatma, la conductora, o la doctora de medicina tradicional, la abuela de Salka.