Sinopsis
 

Esta es la historia de unas mujeres luchadoras, tenaces, emotivas, nostálgicas, esperanzadas, valientes, participativas… Unas mujeres que fueron capaces de levantar, en la nada, en el más inhóspito de los paisajes, la “Hamada argelina” del desierto del Sahara, vida. Son las mujeres saharauis.

Hace 38 años, cuando fueron exiliadas, los hombres marcharon a la guerra y ellas levantaron “ciudades transitorias”: los Campamentos de Refugiados. Organizaron a sus familias, administración, hogares e inventaron un nuevo día a día para hacer lo más llevadera posible una espera y una lucha pacífica cuyo final se desconoce. Estas mujeres hoy son las abuelas de las protagonistas de nuestra película, las nuevas generaciones que ya no han podido conocer el mar de su país.

Mujeres como Salka, la farmacéutica que en el Centro de Salud de su barrio lucha por la salud de los habitantes de los campamentos; Mamía, educadora de la Escuela de discapacidad, que tenazmente trabaja por la dignidad de las personas con discapacidades en su pueblo; Raabub, la valiente doctora que emigró a España distanciándose de su pueblo para dar a sus hijos un futuro menos incierto; o las jóvenes Fatma y Mulaa, jóvenes enérgicas y participativas cargadas de ilusiones. Y, la más pequeña de estas mujeres, la auténtica esperanza del pueblo saharaui: Coría, una niña de 11 años, que todas las noches sueña con el Mar de su pueblo liberado. El rumor de sus olas, la majestuosa visión de sus aguas, el infinito espejo de su cielo añorado son los ecos, los puentes, que todavía unen a su pueblo con sus orígenes.

Sueños donde el mar viene a Coría para hablarle de sus raíces, esas que se hunden en el pasado, esas que se dirigen fuertes, tenaces, hacia el futuro. Una manifestación de la fuerza que palpita en los corazones de las mujeres saharauis que alimenta su inquebrantable voluntad de seguir hacia delante.